¡¡Nosotras, las que cuidamos la vida de todos y todas, exigimos hoy que se proteja la nuestra!!.

Mujeres_protestando.jpeg

Nosotras mujeres de distintas edades, sectores sociales, regiones e identidades sexuales, trabajadoras con y sin remuneración, una vez más levantamos nuestra voz y demandas ante el país, las autoridades y las comunidades. Hemos aprendido que nadie lo hará por nosotras, lo que se ha reafirmado en esta dura crisis que estamos viviendo.

Se dice reiteradamente que el Covid 19 no discrimina, sin embargo, sus efectos sociales y económicos, así como las medidas que ha adoptado el gobierno sí lo hacen, porque recrudecen las injustas discriminaciones que afectan a las mujeres.

Somos nosotras, las que estamos con sobrecarga de trabajo doméstico y sosteniendo emocionalmente a nuestras familias, las que cuidamos a los/as niños/as y personas mayores, las que pasamos largas horas apoyando tareas escolares. Incluso, las que estamos aportando nuestro trabajo solidario en las ollas comunes que se han levantado en sectores populares, tal como lo hicimos en dictadura.

Nosotras, las que tenemos trabajos más precarizados y con menores salarios, advertimos que se confirma la regla de que en las crisis somos las primeras expulsadas del mundo del trabajo pasando a engrosar las altas tasas de inactividad económica y de cesantía.

Somos nosotras, las trabajadoras de casa particular, quienes hemos debido usar nuestros fondos de indemnización para sobrevivir porque no tenemos acceso a subsidios de cesantía.

Nosotras, las jefas de hogar, quienes encabezamos y mantenemos más de un tercio de las familias chilenas casi siempre con un solo ingreso, y que hoy dejamos de recibir el pago de pensiones de alimentos debido a la creciente cesantía.

Somos la mayoría de las trabajadoras del sistema de salud quienes estamos poniendo nuestros cuerpos para proteger a la población del Covid, sin contar con las medidas de protección adecuadas.

Somos nosotras las que vivimos la violencia física, psicológica y sexual cotidiana, obligadas a convivir con los agresores, y a quienes llaman a denunciar como requisito para protegernos, cuando todos/as sabemos que si la denuncia es difícil en tiempos normales es mucho más difícil en tiempos de pandemia.

Nosotras, las estudiantes y las académicas, que difícilmente podemos seguir el ritmo del telestudio y del trabajo remoto, las que vemos como nuestros pares varones aumentan su producción académica en tanto que la nuestra decrece, porque también asumimos responsabilidades familiares y de cuidado de otras personas. Nosotras, las adultas mayores, somos las más castigadas por el sistema de capitalización individual, con pensiones más bajas por nuestros menores ingresos , menor densidad de cotizaciones y mayor esperanza de vida. Y a pesar de ello muchas quedamos fuera de los apoyos estatales de emergencia por contar con un “ingreso estable”.

Por todo esto, y porque nuestro aporte al país es indispensable, todas las políticas y medidas sanitarias, económicas y/o sociales deben hacerse cargo de las desigualdades de género y resguardar los derechos de las mujeres.

Demandamos participación de nuestras organizaciones en todas las instancias en las que se diseñan las propuestas contra la crisis para asegurar que:

  • Garanticen ingresos dignos y no decrecientes, mientras dure la pandemia y sus efectos a todas las familias, especialmente a las con jefatura femenina.
  • Protejan efectivamente a las mujeres y las niñas de la violencia de género.
    Se apruebe con urgencia y se dote de recursos al proyecto de ley de violencia
    integral.
  • Reduzcan la sobre carga de trabajo doméstico en los hogares, generando sistemas de apoyo al cuidado de niños/as y adultos/as mayores, alargando los permisos postnatales, entre otros.
  • Reconozcan el trabajo doméstico como un trabajo productivo que debe ser remunerado.
  • Mejoren las pensiones de las mujeres para asegurar condiciones de vida digna.
  • Pongan fin a las discriminaciones de las Isapres contra las mujeres y garanticen el acceso a la salud.

¡¡Nosotras, las que cuidamos la vida de todos y todas, exigimos hoy que se proteja la nuestra!!.
 

   Invitan 
- Carmen Andrade, feminista-socialista Instituto Igualdad.
- Julia Requena, Vicepresidenta de la Mujer y Equidad de Género CUT.
- Clarisa Hardy, Presidenta Instituto Igualdad.
- Ruth Olate, Confederación Latinoamericana Trabajadoras del Hogar.
- Amalia Pereira, Vicepresidenta Central Unitaria de Trabajadores (CUT).
- Laura Albornoz, Académica facultad de derecho Universidad de Chile.
- Soledad Barría, Atención Primaria Universidad de Chile.
- Lorena Fríes, Directora Corporación Humanas.
- Kemy Oyarzún, Presidenta Asociación de Académicas/os Universidad de Chile.
- Carolina Carrera, psicóloga feminista.
- Sara Campos, Concejala La Reina.
- Pamela Farías, profesora feminista.
- Lya González, feminista socialista.
- Neida Colmenares, académica feminista.


Carmen Andrade, Pamela Farías y Lya González.    Contactar con el autor de la petición

Firmar esta petición

Al firmar, autorizo a Carmen Andrade, Pamela Farías y Lya González. a entregar mi firma a quienes tengan poder de decisión sobre este tema.


O




Publicidad de pago

Haremos difusión de esta petición a 3000 personas.

Más información...

Facebook